viernes, 13 de febrero de 2015

Hablemos de ese instante

Hablemos de ese instante en el que abres los ojos por la mañana, esos segundos, o milésimas de segundo en los que tus ojos sí, están abiertos, pero tu cerebro no se ha despertado y no le ha dado tiempo a procesar ningún tipo de información. Esa especie de limbo mental, de paz de recien nacido, de creerte capaz de cualquier jodida cosa.

Creo que no había sido consciente hasta ahora de este momento, y joder, mola. 

A partir de ahora, de vez en cuando, cerraré los ojos un momento y los abriré pensando en que me acabo de despertar. Así, en plan freak. Eso, o quizá me dé al alcohol. No... Pero joder, si tienes esa sensación o impulso en ese momento, ¿por qué se evapora a lo largo del día, si sigues siendo la misma persona?

No hay comentarios:

Publicar un comentario