domingo, 5 de abril de 2015

Agujeros negros

Aparecen de vez en cuando, sin saber muy bien por qué. Y joder, descolocan la hostia. De repente te planteas absolutamente todo. ¿Quién eres? ¿Quién has sido? ¿Hacia dónde vas? 

Los agujeros negros te hacen ver cosas que estaban ahí pero de las que no tenías ni idea hasta que los susodichos se abren. Las aperturas pueden provocarse debido a diferentes factores: Una persona que conoces nueva totalmente ajena a todo tu contexto anterior, un viaje, un accidente, estupefacientes... Y de repente, ¡zasca! ¿Dónde estás?

¿Qué ha pasado? Flotan en el aire, son los que están detras de la máscara que ni siquiera notas. Pero es importante reconocerlos. Una vez los tengas, ya puedes hacer algo con ellos. Rellénalos de tierra y planta un arcoiris.






No hay comentarios:

Publicar un comentario