jueves, 23 de abril de 2015

¿Y si tu hija, en vez de Daniela, se llamara Paqui?

Esto de poner nombre a los hijos es cosa seria. Entran en juego demasiadas variables, y el futuro de las criaturas. El nombre será su marca, un tatuaje difícil de borrar. ¿En qué nos basamos a la hora de elegirlo?

He aquí una clasificación rápida:

Nombres de familiares

Están los que no se complican la vida, y tiran por el camino de la familia: "Te vas a llamar como tu abuelo, o como tu tía que era muy buena y muy maja, sí, Gertrudis". Esta idea puede estar bien si coincide con que el nombre todavía se lleva, si no... sonar a abuela en el instituto no le hará gracia a tu hija.

Nombres que coinciden con el apellido

Los apellidos a veces pueden limitar bastante. ¿Apellidarte Calvo y que te llamen Mariasun? ¿De apellido Camelas y de nombre Benito? ¿Y en los casos en que nombre y apellido son iguales? "Hola, me llamo Miranda Miranda". Los hay también muy literarios: Miguel Marco Gol, Digna Marciana...

Nombres "fenómeno fan"

Llamarte Cecilia por aquella cantante de los 70 que tanto le gustaba a tu madre. O llamarte Chenoa por la de Operación Triunfo (que ni siquiera "Chenoa" se llama Chenoa). Shakira, Kevin Kostner María Martinez... Son nombres salidos bien de otros nombres o bien de simples nombres artísticos con los que ni los propios artistas fueron bautizados. Así hasta el infinito.

Nombres compuestos (ese segundo nombre condenado al ostracismo)

A veces se pueden juntar incluso tres. Un jaleo para la burocracia o tu profesor. ¿Isabel Begoña Victoria? En ocasiones no queda claro qué es nombre, qué apellido... Y si éste último es compuesto, ya ni te cuento. En fin, llámame Isa.

Nombres que son diminutivos

"Mi hijo se va a llamar Patxi o Pepe". Tienes razón, ¿por qué ponerle a tu hijo Jose si a ti lo que te gusta es como suena Pepe y desde su más tierna infancia hasta el vecino lo va a llamar así?

Los nombres de Huerta del Rey

Estos nombres han merecido un estudio aparte, y se han ganado ser protagonistas de una campaña publicitaria de Aquarius, resumida en este "fantástico" vídeo:

 

Nombres que suenan a guapo

No sé si le pasa a todo el mundo y con los mismos nombres. Pero a mí, por ejemplo, Alan, Daniela, Pía o Martina me suenan a persona guapa. Puede que sea efecto de los anuncios de Martini, pero esto es un hecho. También hay nombres que me suenan a feo; esos los dejo para otro día.


 Nombres en otros idiomas

Tener un nombre vasco y vivir en Murcia, por ejemplo, debe ser una tortura. Llámate Alaitz, Aitziber, Itxaso... (¿Alait? ¿Itaso? ¿Aibe qué?)  Si es tu caso, decir que te llamas María ahorrará tiempo y mucha saliva, aunque no será tan divertido.

Nombres de persona mayor

Esto es una paradoja, porque esas personas mayores, en su día, fueron niños, ¿no? Pero eran niños con un nombre de mayor. Qué extraño.¿Una recien nacida llamada Mari Carmen? No lo concibo en un bebé de meses. Ay, la familia...

Nombres raros y punto

Los inclasificables, los de las preguntas eternas, los que no tienen respuesta, los que pueden sonar a guapo o a feo, o a nada, o a una marca de lencería, o a una escultura azteca. Poéticos para algunos y sacrílegos para otros. Eso sí, no dejarán inderefente a nadie.

Bendito mundo postmoderno.








No hay comentarios:

Publicar un comentario