martes, 5 de mayo de 2015

SOS 4.8 20.15

Oficialmente, el SOS 4.8 es un "festival internacional de acción artística sostenible". En la realidad, es el festival de música "indie" que abre la temporada de festivales moderners en España. Está repleto de gente que se muere por ver a Lori Meyers por décima vez en lo que va de año y se atreve a pedir la mano de su novia en mitad de un concierto de unos tal Supersubmarina. Qué romántico, qué letra, qué todo.

A pesar de estas cosillas, el SOS mola porque es un festival apañao. No hay demasiado volumen de gente, caminas sobre cemento (no barro, no polvo, qué gozada) y si te lo montas bien puedes aprovechar las mañanas para estar en la playa. Porque sí, el SOS no es solo peculiar por su nombre, sino también por su localización, Murcia (¡¿qué hermosa eres?!) Así que en nada te puedes plantar en una cala de La Minga (perdón, La Manga) del Mar Menor.

Si estás cansado de ver por decimovigésima vez al mismo grupo, puedes pasarte a la electrónica, menos numerosa pero igual de interesante. O chuparte charlas sesudas y de corte sociológico respecto a la figura de Falete y los transexuales-queer-in-between-the-dark-side-of-the-party-manda-un-travesti-al-espacio.
 
Otra cosa que es de agradecer es que esté tan cerca de un Maxi Eroski, donde puedes comprar bebida y evitar que luego te sablen dentro del recinto. Además, el parking de este Eroski lo peta, se monta casi un festival alternativo, una rave en toda regla.
 
 Lo de que SOS venga de sos-tenible yo no lo veo, más que nada por la cantidad de flyers y mierdas con las que nos bombardeaban todo el rato. Sí que aceptaría que lo llamaran así por el número de inten-sos.  Bueno, y también por los días que dura, que se te hacen cortos pero... eso.





No hay comentarios:

Publicar un comentario