lunes, 1 de junio de 2015

Dime cómo hueles y te diré si me gustas

No me refiero al perfume que uses, ni al desodorante. Dime cómo huele tu piel, de qué va tu olor corporal. 

Llevamos un rato perdidos entre tanto artificio, desconectados del mundo animal. Las cremas, los perfumes y demás potingues están bien para ambientar, pero ojito, sin pasarse, que nuestro instinto después se confunde y la liamos.

Puede que alguna vez te haya pasado, encontrarte con alguien muy interesante, muy mono y muy de todo así de primeras, pero que haya algo que ay, no encaja entre vosotros. ¿Sabes? Eso es que no te gusta cómo huele. 

La naturaleza, aunque la ignoremos, sigue siendo sabia. La atracción, según parece, es una historia de genes y supervivencia. El sexo empieza por la nariz. 

Así que no te cortes y suda un poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario