lunes, 31 de agosto de 2015

Sin Brownie no habría "Tapersex" (Tupperware Parties Inc.)

Party hard en la cocina
Dale las gracias a Brownie Wise (¿te has dado cuenta de que si traduces su nombre y apellido del inglés al español se quedaría en algo así como Sabio Bizcocho de Chocolate?). 


Eso, que le des las gracias. No fue ni la inventora del mítico Tupper ni tampoco del Tapersex, pero sí la mejor vendedora de la época debido a  una idea simple y brillante. 

El invento del envase de plastiquito en cuestión viene de Earl Silas Tupper, allá por la década de los cuarenta. Pero el éxito definitivo se debió a la forma de vender de nuestra sabia Brownie diez años más tarde. Ella implantó las demostraciones en casa. Las reuniones de mujeres para "hablar de sus cosas" y tenerlas contentas mientras probaban ese invento maravilloso para guardar sus comiditas de perfecta housewife. Una genial estrategia de lo que ahora llamaríamos marketing directo. 

Entre charleta y charleta algún tupper caía. Y claro, Earl y los suyos contentos. Todo fuera por la causa. Pero el idilio entre Wise y Tupper no duró demasiado, y en 1958 la despidieron, no fuera a ser que se les subiera demasiado a la chepa. Claro, para vender entre amiguitas, bien, pero lo demás, no te pases Brownie, que eres una mujer, no lo olvides. Y así, acabo saliendo de la empresa por la puerta de atrás.

No pasa nada porque su legado continúa. Por aquel entonces ya había convencido a muchas mujeres que seguían sus pasos, y hacían de embajadoras de la marca, festejando la vida en el salón de su casa alrededor de un montón de Tuppers. 

Aquellas embajadoras evolucionaron, las chicas nos desmelenamos, y cambiamos la comida por el sexo. Sí amigas, así nacieron las fiestas Tapersex, la versión moderna de las parties que Brownie inventó. Ay, si el Sabio Bizcocho de Chocolate levantara la cabeza...

(Seguro que se uniría la fiesta).



Brownie Wise irradiando felicidad

sábado, 15 de agosto de 2015

Quiero estar ahí

Arriba, on the top. Rodeada de caras guapas y cuerpos que sudan. Música que te rompe. Y desear para vivir. Me iría contigo a la cama. ¿Por qué no? Tú también lo escuchas por dentro. Fuerte, acompasando cada uno de los pasos que podrías dar. Viajas como nunca pero estando como casi siempre. Niégalo, les da igual. Lo nuevo será viejo y el helado acaba derritiéndose si no te lo comes. Sigues oliéndome detrás del pañuelo que un día bordaste. Mátame. Yo a ti también. Seamos agua en mar abierto. Todos los días, bajo el sol, bajo las nubes que tapan el sol. Bajo la luna que ignoramos y las estrellas que no nos dejan ver. Grítalo saltando al vacío, pero antes mírame a la cara. Rompe el espejo, sangra. Vuelve a decirlo, valiente y con garra. Desde las entrañas que aún extrañas brotará ese líquido maldito al que tanto temes. Bébetelo. Desnúdate y ven aquí. ¿Lo ves? Ya empieza todo, ahora que no nos queda nada.

sábado, 8 de agosto de 2015

Logroño, Zumaia y Pasolini

Este año la economía, unida a la incertidumbre, me impiden hacer grandes viajes. No pasa nada,  resulta que esto puede ser una gran excusa para recrearte en otro tipo de turismo, el surgido del azar y las ganas de salir del barrio. 

Se suele decir que viajamos lejos pero que no conocemos lo que tenemos delante de nuestras narices, y así es muchas veces. Y si nos movemos cerca de casa nunca miramos las cosas como cuando pillamos un avión porque nos vamos de vacaciones. Un parque es un parque, pero el picnic siempre quedará más sofisticado en París.

El hecho de no poder salir fuera hace que la imaginación se agudice y las neuronas creen nuevas sinapsis que te llevan a poder vivir tipo guiri en un radio de 200 km. A esto súmale que Donostia vive su propio Marina-D'Or-Ciudad-de-Vacaciones, así que salir de casa se convierte en toda una aventura. Estamos de un cosmopolita que no podemos con él. Los típicos ingleses y franceses han pasado a un segundo plano para dejar paso a guiris de Singapur o de New -York -City -ou- yeah

Saca el diccionario y desempolva el past simple que arrancamos. Adiós euskaltegi, hola mundo globalizado, concept-stores, airbnbs y sunsets en Urgull. ¿Te mola? A mí no demasiado. 

Pero don't worry, be happy y usa el autobús (o en su defecto el "metro" de Donostialdea, más conocido como Euskotren). 

Digo Logroño, Zumaia y Pasolini, pero podría haber sido Pamplona, Deba y Balenciaga. Digo estos tres lugares porque son mis viajes más recientes. Y digo viaje porque he sentido que viajaba, con todo lo que ello conlleva.  

Con esto no quiero decir que no me mole el picnic en París o no tenga ganas de subirme a un avión para conocer Singapur. Solo digo que los viajes están en tu cabeza. 

Fin.



¿Atardecer en La Toscana? No, es Logroño


¿Copacabana? No, Zumaia



¿El MOMA? No, San Telmo

sábado, 1 de agosto de 2015

Tapita Visual: Luxo Jr. (1986) - PIXAR

1986, (sí, hace casi 30 años). Es el comienzo de todo. Pixar aparece para partir la pana. Desde entonces, un no parar de petarla siempre.

 ¿Alguna vez te has preguntado por qué narices sale un flexo saltando en el logo de Pixar antes de cualquiera de sus películas?

La respuesta la encuentras en su primer corto de animación.

 Una monada, ¿que no?