lunes, 31 de agosto de 2015

Sin Brownie no habría "Tapersex" (Tupperware Parties Inc.)

Party hard en la cocina
Dale las gracias a Brownie Wise (¿te has dado cuenta de que si traduces su nombre y apellido del inglés al español se quedaría en algo así como Sabio Bizcocho de Chocolate?). 


Eso, que le des las gracias. No fue ni la inventora del mítico Tupper ni tampoco del Tapersex, pero sí la mejor vendedora de la época debido a  una idea simple y brillante. 

El invento del envase de plastiquito en cuestión viene de Earl Silas Tupper, allá por la década de los cuarenta. Pero el éxito definitivo se debió a la forma de vender de nuestra sabia Brownie diez años más tarde. Ella implantó las demostraciones en casa. Las reuniones de mujeres para "hablar de sus cosas" y tenerlas contentas mientras probaban ese invento maravilloso para guardar sus comiditas de perfecta housewife. Una genial estrategia de lo que ahora llamaríamos marketing directo. 

Entre charleta y charleta algún tupper caía. Y claro, Earl y los suyos contentos. Todo fuera por la causa. Pero el idilio entre Wise y Tupper no duró demasiado, y en 1958 la despidieron, no fuera a ser que se les subiera demasiado a la chepa. Claro, para vender entre amiguitas, bien, pero lo demás, no te pases Brownie, que eres una mujer, no lo olvides. Y así, acabo saliendo de la empresa por la puerta de atrás.

No pasa nada porque su legado continúa. Por aquel entonces ya había convencido a muchas mujeres que seguían sus pasos, y hacían de embajadoras de la marca, festejando la vida en el salón de su casa alrededor de un montón de Tuppers. 

Aquellas embajadoras evolucionaron, las chicas nos desmelenamos, y cambiamos la comida por el sexo. Sí amigas, así nacieron las fiestas Tapersex, la versión moderna de las parties que Brownie inventó. Ay, si el Sabio Bizcocho de Chocolate levantara la cabeza...

(Seguro que se uniría la fiesta).



Brownie Wise irradiando felicidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario