jueves, 8 de octubre de 2015

Vergüenzas Anónimas

Son como una piedra en el zapato. Están ahí y a veces molestan un poco, pero las dejas pasar, como sin darle importancia. Muy bien, si realmente no se la dieras. Sin embargo, esos pequeños tics, costumbres absurdas y acciones ilógicas solo consiguen constreñirte y hacer que ya no luzcas tanto. 

Si evitas cantar en público, enseñar un calcetín con una patata tipo cráter o pedirte un Cola-Cao en el bar sabes de qué tonterías hablo. 

Salir a la calle con el pelo "sucio", ir por la vida mal depilada, tus braguitas de Hello Kitty, las gafas de culo de baso, un poco de sudor, ese jersey de hace cuatro temporadas... En fin, tontadas chorras que nos hacen ser menos nosotros y más...nada.

Me voy a ver el programa de Karlos Arguiñano.



2 comentarios: