miércoles, 10 de febrero de 2016

El Museo de las Relaciones Rotas

Se dice que amar es un arte. ¿Y desamar? Olinka Vištica y Dražen Grubišić, ex-pareja y creadores del Museo de las Relaciones Rotas [Croacia, Zagreb, pero también itinerante a nivel internacional] seguramente se hicieron estas preguntas. Probablemente pensaron que merecían una ruptura a la altura de su relación.  

En efecto, vivimos rodeados de ceremonias. Que si bodas, que si despedidas de solteros, funerales, bautizos, comuniones. ¿Y qué hay de las rupturas? Normalmente éstas tienden a ser finales abruptos, feos, sin una canción de despedida. No hay lacito al final. Rompes y te vas. Todo lo que un día nos pareció maravilloso desaparece sin más, se evapora.

Hay tantas historias de amor y desamor... En este museo puedes dejar la tuya. Donar objetos junto con el significado que tienen para ti. Me parece un buen plan, una catarsis colectiva. La poética del desamor. 

Porque, ¿a quién no se le ha roto alguna vez el corazón?

De todas formas, yo me quedo con una de las últimas partes del discurso de Olinka en TedxRoma (puedes ver el vídeo más abajo) donde nos explica las instrucciones de uso de uno de los objetos por parte de su donante (se refiere a una especie llavero con lucecita) : "cuélgalo con las luces parpadeando, porque me recuerda a un corazón que palpita y además, la pila se puede cambiar".




                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario