lunes, 18 de abril de 2016

Universo Dulceida

Creo que voy tarde (otra vez). Sí, hace dos semanas que descubrí a Dulceida. Y a su madre, a su novia, a su hermano, a sus amigos mariquis. 

Bueno, qué decir. La primera impresión no fue muy buena. Me pareció todo muy horrible. Su forma de hablar, la ñoñería, el pijerío extremo, "holiii", los clichés. El postureo (sí, Enea, esta palabra según tú es muy 2008, ¿no?) exacerbado. Me repateó esa forma tan superficial de pasar por el mundo. Lo que le pone de repente una chica femenina con una gorra pa'trás y camisa de tirantes, en plan "macha" (así lo llaman), cuando de macha tiene poco, solo el rollo que le meten al asunto. Porque ir de macha alfa luciendo melena, tipazo y hablando pijo lo peta. Qué pasa nena y así.

Pero, a pesar de todo, después del primer trago, seguí viendo más vídeos. Y me encontré con su madre, fan de los minions y una entendida del mundo "influencers" en el que vive su hija. La madre obviamente tiene Instagram, como el hermano, la novia y sus amigos. Todos están conectados, todos se ayudan como la gran familia que son, como parte del Universo que gravita en torno al personaje de Dulceida.

Cada uno de ellos representa su papel de serie de televisión. Es como ver Gossip Girl o Sexo en Nueva York pero más morboso y a la española. 

El caso es que Dulceida me produce cierto amor odio. Me gusta porque parece que a ella todo lo que digas se la pela. Es capaz de salir a la calle hecha un cuadro -me refiero a un cuadro auténtico, no con la ropa que ella se pone- a cantar porque ha perdido una puesta, echarse un pedo y reirse asumiéndolo y diciendo algo tipo "ups, me acabo de tirar un pedi". Dulceida está to'loki y le importa una mierda lo que tú digas de ella. Y eso mola.

Además, será lo que quieras, pero se lo curra. Y si está ahí, es por toda la gente que se corre observando vidas ajenas. Las marcas de ropa se la rifan, porque eh, es "influencer", eso es en inglés y da likes, dinero. Por si esto fuera poco, ahora ha sacado un libro.

 De tonta, poco.




No hay comentarios:

Publicar un comentario