viernes, 13 de mayo de 2016

Deja de lloriquear

Es un poco lamentable que desperdicies parte de tu vida compadeciéndote, recreándote en eso que tú crees que es una  pena terrible cuando en realidad es una gilipollez de niña caprichosa. ¡Basta! También, "gracias". A esa gente que aunque que les abrumes con tus tonterías siguen ahí. Sobre todo a los de las bofetadas verbales, esas  frases que sentencian y te dejan callado. Porque esconden verdad, saben a razón.

Asumamos la tristeza con humor. ¿Sabes? Esto va de que, de repente, te mueres. ¿Qué quieres acumular?  ¿Días de lloriqueo o de coña? Me quedo con los últimos, aunque no siempre sean fáciles de conseguir. De los primeros, obviamente, también van a existir, we are humans after all, pero podemos tener menos de los que creemos. 

Practica. Suma puntos en este videojuego, pasa a la siguiente fase. Game over? Start again. Fijo que te empeñas más cuando juegas a la maquinita.

Grita, llora, escupe si es necesario, suéltate, y a otra cosa, mariposa. Quiere mucho y bien. Pa' eso estamos. Todo lo demás es simplemente una mosca cojonera que la mayoría de las veces podemos ignorar. El zumbido volverá, bien, pues ponte los cascos, música y a bailar. 










No hay comentarios:

Publicar un comentario