lunes, 2 de mayo de 2016

Fantasmas "needy", soledad mal entendida y otros chicles resecos

¿No te pasa que a veces tienes como una especie de ovillo gigante en la cabeza que no sabes cómo desenredar? Cuando te escuchas y lo que dices no tiene lógica alguna. Como si te dividieras en dos. Tu razón va por un lado y tu emoción  por otro completamente distinto. Desequilibrio abismal. De esas cosas que si se las oyes a otra persona dices, mira bonita, basta. Lo que a ti te pasa es una sandez. Pero ay si eres tú la del ovillo, la historia cambia por completo.

Hoy quiero hablar de los fantasmas "needy". De la dependencia emocional. De la soledad. De los problemas de la cabeza. O sea, puede que objetivamente un 85% o más de tu vida vaya bien, pero haces de ese 15% restante una montaña al nivel del Everest. Y oh, esos pensamientos que rumia tu cerebro sin sentido alguno, que se han quedado pegados en alguna parte, como un chicle reseco, y no dejan de fastidiarte en versión disco rayado. 

Porque sí, vas de pasota pero cuando intentas abrirte, y lo haces un poco, aparece eso que llaman vulnerabilidad. Hola fantasma "needy" que sólo sabe decir, quiéreme, hazme casito. Solo a mi, para siempre. 

¿Por qué dices eso, fantasma? ¿A qué tienes miedo? Es un miedo irracional al "abandono", a que te dejen de hacer un caso especial para pasar a ser un recuerdo más en el cerebro de esa persona. Te das demasiada importancia. ¿Pero qué importancia das tú al otro? ¿No podemos simplemente disfrutar de las cosas que nos vienen y dejarlas partir cuando sea el momento? Sin dramas. Sin agonia. No a la autoflagelación.

Te comparas, y siempre pierdes. Porque tu cabeza idealiza, se desequilibra si no viene algo de fuera a decirte lo mona que eres, los ojos tan bonitos que tienes o esa cabecita interesante que manejas. Buscas fuera lo que debes encontrar dentro. Nadie es de nadie. El amor mal entendido. El "amor" como posesión y medio de autoafirmación, de seguridad, control. Eso no es amor, es mierda barata, falta de autoestima, colgarse de alguien para que te espante tus fantasmas. Es egoismo. Chicle reseco.

Venga joder, sigue abriendo y cerrando puertas. Toelrrato. Infinito. Que sepas que si ha sido una vez, pueden ser muchas más. Grábatelo. A fuego. Échale huevos y el toro por los cuernos. YA.

La vida te espera. Otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario