martes, 14 de junio de 2016

Rožat: Exploración #1

Son las 19.00 horas del trece de junio de 2016. Me dirijo a explorar los alrededores de mi nuevo hogar. Vivo en Rožat, un pueblo de menos de 400 habitantes ubicado a unos 10 km de Dubrovnik. En realidad, es un poco extraño que esto sea un pueblo - dividido por una carretera - porque si sigues un poco más adelante vuelves a encontrarte con un barrio de la ciudad, y uno de los más habitados además: Mokošica - pronunciado algo así como "Mocoshitza"-.

Llevo desde el día uno de junio por aquí ya que no hay quien encuentre piso en verano por el "centro" de Dubrovnik. Los precios se disparan y lo que ganan contigo en un mes se lo sacan en cinco días con los turistas. Así que chao pescao. Ya sabía desde el principio que el 31 de mayo tendría que dejar la casita de verano y no tenía ni idea de cuál sería mi futuro destino. La verdad es que no me imaginaba que fuera a ser tan lejos (Relativamente, claro. Es lejos según la percepción de distancia de una ciudad de 50.000 habitantes. En una gran urbe no es nada, a 20 minutos en autobús del centro). 


La tarde ha sido una de esas en las que respiras frescor postlluvia. Cuando deja de llover y parece que el verde se enciende y la naturaleza quiere entrar a lo bestia en tus pulmones. Creo que esta lluvia es la que hace que todo sea tan frondoso y las huertas den tanta envidia. Hasta las flores silvestres parecen puestas ahí por alguien para que quede bonito.




Mi primera exploración ha sido satisfactoria. He caminado por los lugares que siempre veo desde el autobús, y es una gozada. La casa se encuentra entre unas enormes montañas rocosas y  lo que llaman "la Marina", que es digamos el puerto donde duermen los barcos de vela. No sé si esto que veo es un río o una entrada de mar... ¿Una ría? Es agua, y mucha, pero no hablamos de mar abierto, sino de agua tranquila con sus juncos a los lados - Bien, ando muy pez en términos geográficos y naturaleza en general... -.

Solo hay dos autobuses que te traen hasta aquí, con una frecuencia de unos 15/20 minutos. Al menos la parada está bien resguardada y tienes un cómodo banco para sentarte a esperar.

Rožat es un sitio tranquilo con sus casitas con huerta y sus campanas de iglesia tocando las 24 horas del día. Es la primera vez que vivo en una zona tan rural y estoy flipando. Vale, acabo de leer en la Wikipedia - gracias por existir - que el río es justo lo que está al final del todo, que son solo 30 metros. Ombla se llama. Lo demás pues eso, ría o entrada de mar o lo que sea. Esta zona del Ombla es la que más me ha gustado. Hay como una mini cascadita o bajada de río y a un lado se encuentra lo que en su día sería una pedazo casona con su pedazo terreno, que ahora, como todo aquí, son ruinas. Si no he leído mal en su fachada, creo que data del siglo XVI. Las montañas son altísimas, como ya he comentado en más de una ocasión, y su contraste con el agua cristalina y las ruinas de piedra hacen que quiera de repente dedicarme a la fotografía para jugar con los colores. Porque no escucháis el ruido del mar y los pájaros... Si no, fliparíais como yo.

En fin, que os invito a pasear conmigo a través de este link donde podréis ver las fotos de la Exploración #1: https://goo.gl/photos/zt2riNi9YYGATrKq5































































































































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario