miércoles, 13 de julio de 2016

Vivir en pelotas

¿Qué te pones cuando todos los días, ya a las ocho de la mañana, vives a unos 30 grados sin nubes en el cielo y con una humedad que hace que chorreen todos los pliegues de tu piel? Lo único que quieres es ir con la menor ropa posible. El look es lo de menos. Te la suda, y mucho además. En todos los sentidos. Solo quieres ir en chancletas y camisetas sin mangas. En realidad quieres ir sin parte de arriba, pero me temo que por ahora no está permitido.

El calor te cambia, tus prioridades son otras. Te da igual combinar o no. El cuerpo te pide colores chillones o muy claros, el espíritu dark desaparece y solo quieres beber mojitos. Básicamente las prendas pasan a un segundo o tercer plano. Te atreves incluso a cortarte unos vaqueros largos malamente con unas tijeras cutres, y sales así a la calle. Usas bikinis roídos, los pelillos que crecen por el cuerpo son ya tus amigos.

Lo mejor es que no te precupa. En realidad a nadie. Tus vecinos están igual. En el autobús intuyes la sudoración extrema de hombres en camiseta a través de las manchas de humedad que traspasan su ropa. Tú tienes también tus propios arroyos corporales que intentas disimular al principio pero que luego olvidas para dejarte llevar por el flow.

Imagino que por eso suelen decir que en el norte se viste mejor. El frío es un buen aliado para el estilo. El calor solo saca tu vena más paso-de-todo. Llegas casi al encefalograma plano. A veces hasta pasas de trabajar. En Dubrovnik en verano mucha gente entra a trabajar a las 7 de la mañana y sale a las 15, porque el calor es un rollazo. No sé cómo funcionan entonces en, por ejemplo, Arabia. 

Será cuestión de acostumbrarse. En el fondo me gusta esta idea de "vivir el pelotas". Das menos importancia al cuerpo y a las formas porque solo piensas en no pasar calor. Así ves que no pasa nada, que los michelines son bienvenidos, esa mancha que siempre has tapado ahora debe salir a la superficie si no quieres morir asfixiado. Somos más animales, más naturales.









No hay comentarios:

Publicar un comentario