lunes, 11 de julio de 2016

Zagreb: Hola Europa, hola mundo

Me acabo de dar cuenta de que llevo casi cinco meses aislada. Casi cinco meses en un pueblo. Un pueblo grande, pero pueblo al fin y al cabo. Con su mentalidad de pueblo, sus gentes (de pueblo), y los turistas que vienen  de visita, al pueblo. 

Lo de "pueblo" no lo digo como algo despectivo, sino como algo que se nota, que puede ser objetivamente descrito. Por eso, al salir a Zagreb, a pesar de no ser una megaciudad y de sus 30 grados bien sudorosos bajo el asfalto, una fresca brisa de aire urbano me ha dado en la cara.

Las famosas diferencias norte y sur se notan. Zagreb y Dubrovnik están separados por unos 600 km de distancia que se pasan "volando", y nunca mejor dicho, si vas en avión (45 minutos). Además de estas diferencias geográficas, las culturales también se perciben. A lo mejor no son tan llamativas como las de los "nortes" y los "sures" de otros paises, pero existen. 





He aquí los apuntes, las percepciones, de mi primer viaje -express- a Zagreb:

1. Zagreb es verde, llana y la gente va en bici


Comparada con Dubrovnik, Zagreb tiene la leche de carriles bici que, además, se usan. Aunque si oyes a la gente de la ciudad te dicen que estos carriles son una mierda, pero a mi me llamó la atención. En realidad, es lógico y normal teniendo en cuenta que a diferencia de Dubrovnik, con sus muros de piedra instransitables, Zagreb es una ciudad plana. 






2. Zagreb es joven en serio

Con esto quiero decir que se respira un ambiente "juvenil" y más libre que en Dubrovnik, donde los jóvenes y jóvenas parecen cortados por un mismo patrón. Para eso es la capital, y a donde emigran, antes de saltar a otro país, los chicos y chicas que quieren salir de sus pueblitos croatas.





3. Zagreb es cultura, historia y tiene una herradura gigante

Haber sido parte del imperio austrohúngaro marca, deja huella. En el caso de Zagreb, una huella gigante que es una herradura verde. Así llaman a la forma que hacen vistos en el mapa varios parques y plazas en los que se encuentran algunos de los edificios emblemáticos de la ciudad.




4. En Zagreb les va el  rollo terraceo y los cafés


No sé cómo será en invierno, pero el verano, o te lo tomas con calma y a la fresca, o mueres. En este sentido, sí que he notado un poco esa "pachorra" del sur de Croacia. El "pomalo style" en versión centroeuropea.





5. Zagreb no es para el verano

La gente de Zagreb huye a la costa porque por estas fechas hace mucho calor. De hecho, son también muy de ir a Dubrovnik ("Cuando tú vas, yo vengo de allí..."). Hay también varios lagos urbanos un poco a las afueras y una zona de monte a  media hora - Sljime - donde  escapan en días de calor. Es como para los madrileños ir a La Sierra.




6. Oh, tranvía

Si el centro de Zagreb parece muy tranquilo creo que es porque la carretera está pensada para el uso del tranvía, silencioso a la par que práctico.







7.  Los museos de las ilusiones a veces desilusionan


Para aguantar el calor y pasar un poco el rato decidimos mi compi singapurense del hostal  y yo ir al museo de las ilusiones, que me lo imaginaba como una especie de sitio a lo Alicia en El País de las Maravillas, pero es un museíto con cuatro cosas que brillan más en las fotos. Espejos, efectos ópticos, juegos de lógica... Tienes de todo y te puedes tirar horas intentando montar un rompecabezas, que no es lo mio, así que me desilusionó un poco. Aunque está bien para hacer el idiota un rato.







Como el calor no cesaba y tenía tiempo antes de ir al aeropuerto, decidí pasarme por otro museo, el de las relaciones rotas. Antes de pisar Zagreb había leído sobre él y quería ir, pero una vez en Zagreb me dijeron que no era para tanto.  Saqué una foto desde la entrada y me fui sin entrar a la exposición. Tuve una sesanción de... "menudo postureo todo", no sé. Aunque lo peta internacionalmente y la idea la están ya imitando otras ciudades. Es así como algo "guay"... (Parte de esta sociedad del "yoismo" extremo y los dramas primermundistas).






8. Ljetu na Stross

O lo que es lo mismo, "verano en Stross". Stross viene de Strossmayer, que es como se llama el paseo donde, de mayo a septiembre, cualquier día que vayas, hay música en vivo, teatro y mogollón de actividades entre casetas para pedir bebida  y bancos para sentarse a emborracharse. Está en la parte alta de la ciudad, detrás del funicular, y tiene su encanto.





9. Túnel Segunda Guerra Mundial ( ? )

Este túnel inmenso lo encontré por casualidad al dar una vuelta por los alrededores del hostel. Vi que entraba gente y me decidí a pasar, pero todavía no me queda clara cuál es su historia. Pregunté a una chica de Zagreb y me dijo que lo habían abierto hace poco. Como en todo lugar, turistas are coming y hay que darles chicha.




10. El funicular

Este funicular que tendrá no mas de 30 metros, conecta la parte baja con la parte alta, pero diría que lo mantienen más como símbolo que como algo práctico. Aun así, está guay.



11. Arte callejero

La ballena voladora se encuentra también en un edificio de la parte alta que ahora está cerrado y no recuerdo el nombre. Me gustó mucho. Para verla entera y decentemente tienes que pillar una buena perspectiva. En Zagreb creo que puedes encontrar fácilmente lugares así, graffitis, etc.




12. Jardín botánico


Es pequeño pero muy mono. No hay que pagar para entrar - no estoy segura de si en los demás del mundo mundial tampoco - y merece la pena perderse por él un rato. Atención sobre todo a los do's - lo que está permitido hacer - dentro del jardín (foto 2).






13. Los edificios emblemáticos que "hay que ver"


Iglesia de San Marco



Teatro Nacional de Croacia 



La catedral y la torre de la derecha

(Además de otros muchos de los que no saqué fotos y tampoco sé su nombre. Ya he dicho que la visita fue express. La próxima me lo empollo mejor).

En general, y para terminar, diré que Zagreb me ha gustado. La verdad es que me gustan este tipo de ciudades abarcables, que son grandes pero no (Tendrá alrededor de 1.000.000 de habitantes). Ciudades en las que tienes de todo pero no te agobian, ni los ciudadanos viven extremadamente agobiados. Otra de esas ciudades escondidas de Europa que merece la pena conocer.

Vidimo se, Zagreb!



No hay comentarios:

Publicar un comentario