jueves, 25 de agosto de 2016

Querida Lonely Planet...

De "lonely" tienes bastante poco. Te veo todos los días en manos de cualquier turista desorientado, traducida en cualquier idioma. ¿Cómo lo haces? Me gustas, es cierto, pero también te diré que he intentado sustituirte más de una vez, por aquello de que "la tiene todo el mundo", o "es que te la pillas porque es como guay, ¿no?" Ya ves tú. Pero es que eres guay. Aciertas siempre, das en el clavo hasta con el carácter de la gente del sitio que describes. Tienes mapas de un montón de lugares y eres fácil de llevar.

En parte me da algo de rabia tener que elegirte, como el 85% del personal, porque tengo la sensación de que así uno sigue el mismo recorrido que el resto, haciendo caso a lo que dice "La Biblia", digo, "La Guía".

Nos creemos especiales, pero eso es solo una fantasía. Lo de que te hayan bautizado como "Planeta Solitario" es muy irónico. Este planeta está lleno de hormiguitas que viven en su supuesta burbuja solitaria dentro de un mar lleno de peces parecidos que visitan los mismos sitios masificados. Y ahi está la Lonely para aclararnos la existencia. Es la luz que nos guía. Como el marketing, o los medios de comunicación. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario