martes, 2 de agosto de 2016

Recoge los bártulos que nos vamos

Agosto, ese mes raro. Ese mes que es y no es. Ese mes que ansías desde febrero. Donde todo se para.  Un mes de transición. El verano parece que empieza pero a la vez ya casi acaba.  No hay reloj y tienes sol. Hay ganas y salitre. Calor. Color en la piel. Noches infinitas. Mochilas llenas. Tocamiento de seta (Love you, Maitane). 

Agosto en Menorca.

Agosto en el Algarve.

 Agosto en San Sebastián. 

Agosto, a gusto. 

Agosto en Dubrovnik, como junio o julio. 

Agosto este año es un puente, un precipicio o un trampolín. Hola Feia, hoy más que nunca, te necesito, mi guerrera con mostacho. Fechas marcadas en el calendario. Porque ya nos vamos chicos, y hay que hacer cosas. Trekking, kayaking, "citying".

A quemar este agosto. 

Porque mis bártulos ya se lo huelen. Nuestra planta gigante y con aspecto mustio - no sé qué te pasa, con lo bien que te cuido -  lo sabe. La echaremos de menos. Echaré de menos las campanas de la iglesia, mi montaña. Las higueras, los magnolios. Los escarabajos verde fosforito e incluso los mosquitos. Echaré de menos a mi compañera de piso, sus historias. Rožat. A las 3 Anas en realidad. La madre y la abuela también son parte de esta historia. A mi cuchipandi. Las comidas at the bench (Guys, lunch at 13h.?). El "Luci".

 La vida acaba  y empieza este agosto. POMALO, me dicen. Echaré de menos a los señores y señoras pintorescos de aquí que me hablan en croata pensando que no soy otra de esas guiris y no les entiendo. POMALO como mantra. Ayer el "pomalo" me lo decía  la señora de la pastelería que está a la salida del gimnasio. Sí, también echaré de menos el Dynamic. El press banca, gran descubrimiento.

La visita de mis chicos. Lokrum. Esta gente loca del trabajo. A mi jefa y sus miradas cómplices. Su "quiero que disfrutes y te lo pases bien".  El sol, la sal. Mi mestruación alucinantemente tranquila. El mar cristalino. Las rocas. POMALO. El autobús a Mokošica.

Recojo mis bártulos y me quedo con cositas nuevas que añadir a mi experiencia vital. Principalmente, color. Me he prometido a mi misma dejar el blanco y negro y la escala de grises para vivir en color. Resistencia frente al clima adverso de la pequeña Donostia. O de donde sea. 

Color y calor para este cuerpito desviado.

Hola agosto, antes de recoger, deja que te exprima. 


.






No hay comentarios:

Publicar un comentario